UN MALAGUEÑO CURTIDO EN PRIMERA

La plantilla de Manuel Luiggi Carrasco “Moli” incrementa su poderío con un refuerzo de calidad y contrastado por su destreza defensiva y ofensiva en la máxima categoría

El BeSoccer CD UMA Antequera incorpora a sus filas a Víctor Manuel Arévalo Carrillo procedente del CA Osasuna Magna de Pamplona, uno de los mejores clubes de la Liga Nacional de Fútbol Sala y en las últimas temporadas todo un fijo en la Copa de España, el play-off por el título y subcampeón de la Copa del Rey 2016/2017. El cuarto refuerzo de este mercado estival aporta el conocimiento necesario sobre un campeonato liguero de gran dimensión profesional. Un dilatado recorrido en la élite desde el ejercicio 2012/2013, tras iniciarse en el DDV Rincón de la Victoria, le posiciona como un referente para hacer productivo un histórico segundo ascenso desde la categoría de plata.

Nacido en Málaga el 24 de octubre de 1989, el nuevo ala-cierre del conjunto universitario coge un camino similar al de dos leyendas como la de Tete (segundo entrenador) o la del capitán Crispi. Se marchó joven de la Capital de la Costa del Sol y encontró a las órdenes de Imanol Arregi el mejor destino donde abrirse un hueco en Primera División y regresar a su lugar de origen una vez culminada una brillante proyección. Seis años después de su partida decide contribuir a la consolidación de un proyecto deportivo en el que hay depositadas muchas ilusiones. Un gol de Víctor a Peñíscola en el Pabellón de Anaitasuna fue elegido entre los cinco mejores de la campaña recién finalizada.

30 partidos y 8 tantos son sus registros en el último curso defendiendo la casaca verde de Osasuna Magna. “Lo primero, muy contento porque se vea fútbol sala de primer nivel en mi ciudad; y lo segundo, saber que el equipo de tu ciudad cuenta contigo, apuesta por ti y no hay nada más bonito que defender algo que está en tu casa. Una decisión totalmente personal, es un equipo que viene de Segunda, pero al estar en casa y llevar tanto tiempo fuera, siempre fue la opción que quise elegir; más que nada por cercanía, tener a la familia cerca y el proyecto y grupo humano que hay dentro de lo que es el UMA Antequera, es muy bonito. La mejor opción que tenía era esta, ya que se me han abierto las puertas”, revela.

¿Qué puede aportar este novedoso rostro del vestuario dirigido por Moli? El jugador malagueño reúne los atributos de un todoterreno con habilidades en todas las facetas del juego. “La experiencia de llevar en Primera División 6 años es algo que se va a ver o pueden encontrar en mí. No voy a venir a marcar 35 goles y meter al equipo en Copa y en play-off, porque no soy ni Ricardinho ni quiero serlo tampoco. Soy un jugador que va a entrenar desde el primer día hasta el último como el que más, lucho, trabajo, no me gusta que me regalen nada y si puedo inculcárselo a mis compañeros, qué mejor que tengamos un equipo que seamos unos luchadores y con ganas y tesón llevemos esto adelante”, especifica el ala-cierre. 

A un bloque con la dosis adecuada de experiencia y juventud se le añade más calidad con la llegada de un Víctor Arévalo atraído por el desafío de ayudar al club a permanecer en la competición nacional más prestigiosa. “Lo más bonito que hay es poder mantener al equipo en Primera. El año cuando se subió no se consiguió, hubo mucha mala suerte, porque se perdieron partidos cuando faltaban pocos minutos. Venir aquí es una apuesta personal, había ofertas de otros clubes, y decir el porqué no yo, que soy de aquí, sí puedo mantener al conjunto en 1ª con el apoyo de todos los jugadores. Sería una cosa muy bonita”, argumenta.


Deja un comentario

Compartir